Tips Caseros para Adelgazar

Es de habla común el término Dieta. Es recurrente que las personas quieran bajar unos kilos para eliminar la grasa de su cuerpo. Pero no todos los métodos para adelgazar son eficaces, por ejemplo las dietas extremas que prohíben la mayoría de los alimentos no solo causan el conocido efecto rebote, sino que también son perjudiciales para la salud, deficientes de vitaminas y proteínas.

Es importante que se tengan en cuenta otros factores además de la alimentación, como ha de ser el ejercicio. Todo proceso para lograr bajar de peso, debe ser una combinación entre una dieta balanceada y el ejercicio adecuado y constante.

Remedios Caseros y Naturales para Adelgazar

tips para adelgazar caseros

  • Vinagre de Manzana: Al ser un fermentado del alimento que contiene azúcar, evita que esta suba en la sangre. Por lo tanto no solo ayuda en la pérdida de peso, sino también para tratar la diabetes.
  • Jugo de Zanahoria: Es una hortaliza que posee un gran contenido de vitaminas y minerales por lo que colabora en el accionar del metabolismo; además actúa como saciador ya que reduce el hambre.
  • Coliflor o Repollo: Al igual que la zanahoria evita que se coma en exceso por su poder saciante. Además es rico en fibras por lo que estimula la erradicación de desechos del cuerpo.
  • Jugo de Limón: Además de la gran cantidad de vitamina C que provee al organismo, es un ingrediente que ayuda en la quema de grasas cuando es ingerido en forma de té.
  • Jugo de Rábano Rojo: Acelera al metabolismo en la quema de grasas por el minal que contiene que es el yodo. También aporta vitamina C y es otro de los alimentos que reducen el apetito; además de actuar como diurético por el alto contenido de potasio.

Dentro de los factores que se deben adoptar para llevar una vida saludable y lograr adelgazar de forma efectiva, es eliminar aquello que perjudica nuestro metabolismo y organismo. Un ejemplo de esto es la azúcar, las grasas y el alcohol. La comida chatarra y las frituras con los grandes enemigos de la dieta. Se debe reducir al máximo su consumo, reemplazándolos con frutas y verduras. Eliminando también las gaseosas y bebiendo como mínimo dos litros de agua por día.